Chat Católico de Audio y Texto

Visite nuestro Chat

 

Presione g+1 para recomendar esta página


 

Compartir esta Página

 

Ir a nuestra Radio

Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime Web Proxy

Recomendar con Amigos

 

 


 

 

Biblia - Deuteronomio (Comentarios)

 

| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Comunidad Católica | Oraciones | CancioneroSalvapantallas | Preguntas Católicas | Sitios Católicos | Red Social | La Biblia | Barra | CatequistasVoces Católicas | ConocerLibros | Radios CatólicasVideos | Postales | Chat | Messenger | Email | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Radio | Audio Biblia | Tu Música |

Libro del Deuteronomio

(Comentarios)

1 1-2. Como los nombres acumulados en el v. 1 no se refieren a un sitio particular sino a toda una región, es poco probable que señalen el marco geográfico del discurso de Moisés. Más bien, deben entenderse como un resumen de su actividad hasta la llegada a Moab.

15-16. Según Éx. 18. 13-26, la iniciativa de organizar al pueblo de esta manera procede de Jetró, el suegro madianita de Moisés.

22-31. Ver Núm. 13-14.

32-33. Ver nota Éx. 13. 22.

36. Ver Núm. 14. 6-9.

41. Ver Núm. 14. 39-44.

2 4. La "región de Seír" era el territorio habitado por los edomitas. Ver Gn. 32. 4; Núm. 24. 18.

10-11, 20. Sobre los "emíes", "anaquitas" y "zamzumíes", ver nota Núm. 13. 33.

26-37. Ver Núm. 21. 21-25.

30-34. "Como lo está todavía hoy": esta es una frase estereotipada, que suele llamar la atención sobre el cumplimiento de una promesa o de una amenaza. Sobre la acción de Dios que "ofusca el espíritu" y "endurece el corazón", ver nota Éx.4.21.

3 1-7. Ver Núm. 21. 33-35.

4 Aunque este capítulo se presenta como una continuación del discurso anterior, la mención del exilio (vs. 25-31) indica que fue redactado posteriormente, entre la destrucción de Jerusalén y el retorno de los deportados (2 Rey. 25. 8-21; Esd.1.1-6).

3. Ver Núm. 25. 1-18.

11-12. Ver Éx. 19. 16-18; Heb. 12. 18-19.

19. "Ejército de los cielos": esta expresión se refiere al culto de los astros. El Deuteronomio considera legítimo este culto para los pueblos paganos, pero no para Israel, que recibió la revelación del único Dios.

24. "Dios celoso": ver nota Éx. 20. 5.

5 Ver nota Éx. 20.

6 4. Este pasaje ocupa un lugar muy importante en la piedad judía, que lo emplea como profesión de fe en el único Dios. Ver Mc. 12. 29.

5. Ver Mc. 12. 30

8. Ver nota Éx. 13. 9.

16. Ver Éx. 17. 1-7.

8 3. Ver nota Éx. 16; Mt. 4. 4.

9 2. Ver Núm. 13. 28, 33.

12. Ver Éx. 32. 1-6.

12-17. Ver Éx. 32. 19.

22. Ver Núm. 11. 1-3; Éx. 17. 1-7; Núm. 20. 1-13; 11. 4-34.

26-29. Ver Éx. 32. 11-13.

10 6. Ver Núm. 33. 31-38.

9. Ver Núm. 18. 20-24.

11 6. Ver Núm. 16.

10. "Regar con tu pie": alusión a un sistema especial de irrigación, que practicaban los egipcios para llevar el agua del Nilo a los campos de cultivos.

29. Este versículo alude anticipadamente a la ceremonia descrita en 27. 2-26, cuya celebración es relatada en Jos. 8. 30-35. Los montes "Ebal" y "Garizím" dominan el valle donde se alzaba Siquém, la antigua ciudad cananea de la Palestina central, conquistada luego por los israelitas. Sobre el monte Garizím, los samaritanos erigieron después del exilio un templo cismático, al que se refiere Jesús en Jn.4.21.

12 2-3. A diferencia del Código de la Alianza (Éx. 20. 24) que autorizaba la construcción de un santuario en cualquier lugar donde el Señor manifestara su presencia, el Deuteronomio considera legítimo un solo Santuario. Cuando se puso en práctica esta disposición, ese Santuario único era el Templo de Jerusalén. La centralización del culto es un rasgo esencial de la legislación deuteronómica, y su finalidad era preservar la fe de Israel de toda contaminación con el paganismo.

14 1. Ver Lev. 19. 26-28.

3. Ver nota Lev. 11. 4.

21. Ver nota Éx. 23. 19.

22-23. Ver Núm. 18. 21-32.

15 Ver Éx. 23. 10-11; Lev. 25. 1-7.

19. Ver Éx. 13. 11-16.

16 Ver nota Éx. 23. 14.

19 1-13. Ver nota Núm. 35. 9-29.

21. Ver Éx. 21. 23-25; Lev. 24. 19-20; nota Gn.4.23-24.

21 1-9. Este rito expiatorio -como los de Lev. 14; 16; Núm. 5. 11-31- es una supervivencia de costumbres arcaicas. Pero la legislación israelita lo purifica de todo carácter mágico, incluyendo una profesión de inocencia (v. 7) y una súplica al Señor, para que libre al país de las consecuencias de un crimen no expiado (v. 8).

23 1. "Descubrir el borde de la manta" significa atentar contra el derecho del marido sobre su mujer. "Extender el borde de la manta" sobre una mujer, en cambio, designa el acto de tomarla por esposa (Rt. 3. 9; Ez. 16. 8).

3. El significado de la palabra hebrea traducida por "bastardo" es oscuro. En los textos rabínicos designa al hijo nacido de relaciones incestuosas, pero en este contexto parece referirse a los hijos de israelitas casados con mujeres extranjeras.

18-19. La "prostitución sagrada" era una práctica muy difundida en Canaán. "Perro" es una expresión despectiva que en Fenicia designaba una categoría de servidores de los templos que ejercían dicha prostitución.

25 5-10. Esta disposición, llamada "ley del levirato" -del latín, que significa "cuñado"- debía aplicarse cuando varios hermanos vivían juntos en una misma propiedad, cuya división era preciso evitar. Si el cuñado se negaba a cumplirla, "se le quitaba la sandalia del pie", es decir, se lo obligaba a renunciar a la herencia. El Deuteronomio atenúa así una costumbre, que antes parece haber sido mucho más exigente. Ver Gn. 38. 8-10; Rt. 4.

17. Ver Éx. 17. 8-16.

26 1-11. La ofrenda de las primicias va precedida de una declaración, que expresa el significado del rito. Esta declaración tiene las características de una profesión de fe, y se la designa habitualmente con el nombre de "Credo" israelita.

14. "Ni lo ofrecí como alimento a un muerto": esta declaración implica una condena del culto tributado a los muertos. Algunos consideran que se trata más bien de "el Muerto", designación despectiva de Baal, el dios cananeo de la vegetación, que moría durante el tiempo de las cosechas y renacía al comenzar la primavera.

27 12-13. Las fórmulas de bendición y de maldición son un elemento esencial en el ritual de la Alianza. Si alguien quebranta el vínculo sagrado establecido por la Alianza, atrae sobre sí la maldición.

32 4. "ÉI es la Roca": la roca es símbolo de estabilidad y de firmeza, y pone de relieve la fidelidad de Dios. Ver nota Sal. 18. 3.

8. Cada pueblo ha sido puesto bajo la protección de un "hijo de Dios", es decir, de un ángel, mientras que el Señor se reservó para sí a Israel.

15. "lesurún": diminutivo cariñoso para designar a Israel, derivado de una raíz hebrea que significa "justo".

31-37. El autor llama irónicamente "roca" a los dioses paganos. Ver Is. 31. 9.

33 Este poema consta de dos partes: un himno que celebra al Dios de Israel (vs. 2-5, 26-29) y una colección de oráculos que evocan el destino particular de las diversas tribus. Estas "bendiciones" presentan cierta analogía con el "testamento" de Jacob (Gn. 49). En la lista de las tribus falta el nombre de Simeón que, probablemente, ya había dejado de ser una tribu independiente. Ver nota Jos. 15. 32; Jc. 1. 3.

8. "Tumím" y "Urím": ver nota Éx. 28. 30.

16. El "que mora en la Zarza": ver Éx. 3. 4.

 

 

La palabra del Señor llegó a Natán en estos términos:

"Ve a decirle a mi servidor David:

Así habla el Señor:

Yo elevaré después de ti a uno de tus descendientes,

a uno que saldrá de tus entrañas,

y afianzaré su realeza.

Tu casa y tu reino durarán eternamente delante de mí,

y tu trono será estable para siempre".

2 Sam. 7. 4-5, 12, 16

 

 

¡Les aseguro que muchos profetas y reyes

quisieron ver lo que ustedes ven y no lo vieron,

oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron!

Lc. 10. 24

La palabra del Señor llegó a mí en estos términos:

"Antes de formarte en el vientre materno, yo te conocía;

antes de que salieras del seno, yo te había consagrado,

te había constituido profeta para las naciones".

El Señor extendió su mano,

tocó mi boca y me dijo:

"Yo pongo mis palabras en tu boca.

Yo te establezco en este día

sobre las naciones y sobre los reinos,

para arrancar y derribar,

para perder y demoler,

para edificar y plantar".

Jer. 1. 4-5, 9-10

 

 

Moisés dijo:

"El Señor Dios suscitará para ustedes,

de entre sus hermanos,

un profeta semejante a mí,

y ustedes obedecerán a todo lo que él les diga.

El que no escuche a ese profeta será excluido del pueblo".

Y todos los profetas que han hablado a partir de Samuel,

anunciaron también estos días.

Ustedes son los herederos de los profetas

y de la Alianza que Dios hizo con sus antepasados.

Hech. 3. 22-25

La historia profética

LA HISTORIA PROFÉTICA

Después de la "Ley", la Biblia hebrea contiene dos conjuntos de escritos, agrupados bajo el título de LOS PROFETAS. La primera parte es de carácter narrativo e incluye los libros de JOSUÉ, JUECES, SAMUEL y REYES. La segunda está compuesta por los libros de ISAÍAS, JEREMÍAS, EZEQUIEL y los DOCE PROFETAS llamados "menores". Para distinguir estos dos grupos de escritos "proféticos", la tradición judía, ya a partir del siglo II a. C., dio al primero el nombre de "Profetas anteriores", y al segundo, el de "Profetas posteriores".

Tal vez pueda parecer extraño que varios Libros de contenido "histórico" -como los de Josué, Jueces, Samuel y Reyes- hayan sido incluidos entre los escritos "proféticos". Pero esta vinculación de "historia" y "profecía" se manifiesta llena de sentido, si tenemos en cuenta la imagen que la Biblia nos da del profetismo y la manera como los antiguos israelitas narraban la historia.

Cuando se emplea la palabra "profeta", se suele pensar en alguien dotado de una clarividencia tal que lo capacita para predecir hechos futuros o lejanos. Sin embargo, esta idea corresponde muy imperfectamente a lo que fueron en realidad los Profetas de Israel. Ellos se presentaron como portavoces del Señor. Vivieron intensamente los problemas de su tiempo y hablaron a sus contemporáneos por el mandato y la autoridad que habían recibido de Dios. Con la mirada puesta en el momento presente, discernían la presencia y la acción del Señor en la vida de Israel y del mundo. Para confirmar el carácter divino de su misión, anunciaban eventualmente el futuro, pero lo hacían siempre con la intención de iluminar una situación determinada y de provocar un cambio de actitud en los destinatarios de su mensaje. La lucidez para descubrir la voz de Dios, que habla a través de los acontecimientos, es la característica de la interpretación profética de la historia.

Esta visión que los Profetas tenían de la historia no sólo se encuentra en sus propios escritos, sino que también se trasluce en los libros de la Biblia comúnmente llamados "históricos". El rasgo distintivo de la historia bíblica no es tanto la presentación material de los hechos, cuanto el descubrimiento del significado que ellos encierran. A lo largo de los Libros históricos –como de toda la Biblia– se perfila con claridad y de manera constante el designio salvífico de Dios, que ama, guía y juzga a su Pueblo. Ese designio está jalonado de promesas y cumplimientos parciales, que orientan todo el curso de la historia humana hacia su consumación definitiva en el Reino de Dios.

Además, los Libros históricos atestiguan la extensión y vitalidad del movimiento profético en Israel. Estos textos presentan a los Profetas en acción, plenamente solidarios con las luchas de su Pueblo, y a la vez, siempre dispuestos a reprocharles sus injusticias y su idolatría. En ellos se conserva el recuerdo de grandes figuras proféticas, como las de Samuel, Natán, Elías y Eliseo. Pero también se menciona a otros Profetas, muchos de ellos anónimos, como aquellos que en tiempos de Ajab y Jezabel prefirieron morir antes que renegar de su fe en el Señor (1 Rey. 18. 4; 19. 14).

Ciertas formas de profetismo aparecen también fuera de Israel. Tanto en la Mesopotamia como en Canaán y en Egipto, había hombres y mujeres que hablaban en nombre de la divinidad, y muchas veces su lenguaje era similar al de los Profetas del Pueblo de Dios. La misma Biblia atestigua la existencia de "profetas de Baal", con sus diversas manifestaciones extáticas (1 Rey. 18. 19-29). Pero mientras que en los otros pueblos el profetismo fue un fenómeno más bien marginal y episódico, en Israel marcó profundamente toda la vida religiosa, las instituciones políticas y las estructuras sociales. Los orígenes del profetismo bíblico se remontan a la época de la instalación de los israelitas en Canaán. Sus primeras manifestaciones aparecen vinculadas al culto de algunos santuarios, como los de Betel, Ramá y Guilgal. Allí había "agrupaciones de Profetas", cuya característica principal era el éxtasis provocado de diversas maneras, especialmente por la música y las danzas frenéticas (1 Sam. 10. 5-6; 19. 18-24). Sus demostraciones de entusiasmo religioso revestían con frecuencia formas extravagantes. Pero estas agrupaciones proféticas, si bien fueron decayendo progresivamente, ejercieron al principio una influencia positiva en Israel. Con su vida austera, con su celo fanático por el Señor y su repudio total de la cultura y la religión cananeas, contribuyeron a mantener intacta la fe del Pueblo de Dios, esa fe heredada de Moisés, a quien la tradición bíblica considera el primero y el más grande de los Profetas (Deut. 18. 18; 34. 10).

Por otra parte, en los libros de Josué, Jueces, Samuel y Reyes, se encuentran muchas páginas que presentan una gran afinidad con las ideas y el estilo del Deuteronomio. Esta afinidad espiritual y literaria permite afirmar que la colección de los "Profetas anteriores", en su redacción definitiva, es la obra de una escuela de escribas "deuteronomistas", que meditan sobre el pasado de Israel con el fin de extraer una enseñanza para el presente. La actividad de esta escuela comenzó en los últimos años de la monarquía y continuó durante el exilio. Precisamente cuando Israel estaba disperso en el exilio, se hacía necesario recordarle que la raíz de todos sus males era la infidelidad a la Alianza, y que el único camino de salvación consistía en convertirse al Dios vivo y verdadero.

 

Ir al Indice de la Biblia

 

Si esta Página ha sido de su agrado

por favor entre aquí y

Recomiéndela



 

El Administrador de este Sitio tiene algo que decirte, escúchalo en su Album "Mis Charlas en el Chat Católico Omega Voz". Escúchalo y si te gusta algún mensaje, descárgalo y compártelo. Para ir y escucharlo presiona aquí

 

VISITE NUESTRO CHAT CATOLICO "OMEGA VOZ", CHAT DE TEXTO Y AUDIO

 

Ir a Chat Omega Voz

  

Preguntas Frecuentes

 

 

 

Cortesía de

 Hooomy.com Centro de Servicio y Entretenimiento y Tu Perfil Católico Tu Otra Comunidad




 

No ha encontrado lo que buscaba, intente en el mejor buscador del mundo

 

 

Búsqueda personalizada

 

 

 

 

Instale gratuitamente nuestra Barra de Navegador y escuche más de 50 estaciones de Radio Católica en Línea , además podrá tener acceso fácil y rápido a cualquiera de las secciones de nuestros Sitios: ecatolico, musicatolica, catoliblogs, catolituit y vocescatolicas. Además de nuestro solicitado "Chat Omega" tanto al de Voz como al de Texto. También podrá enterarse de las noticias católicas del mundo en forma actualizada. Todo desde la parte superior de su navegador. Si desea descargar e instalar nuestra Barra de Navedador presione sobre la siguiente imagen.

 


| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Comunidad Católica | Oraciones | CancioneroSalvapantallas | Preguntas Católicas | Sitios Católicos | Red Social | La Biblia | Barra | CatequistasVoces Católicas | ConocerLibros | Radios CatólicasVideos | Postales | Chat | Messenger | Email | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Radio | Audio Biblia | Tu Música |