La Biblia de Jerusalén (Católica)
Este buscasdor esta basado en la Biblia Católica versión de Jerusalén. En este buscador puede encontrar todos los textos bíblicos que tengan relación con la palabra o frase que usted está buscando. Solo debe anotar en la ventana de buscador esa palabra o frase, seleccionar la sección de la Biblia donde desea buscar y presionar buscar.
Ezequiel
EZE  3: 1 
Y me dijo: Hijo de hombre, come lo que se te ofrece; come este rollo y ve luego a hablar a la casa de Israel.
EZE  3: 2 
Yo abrí mi boca y él me hizo comer el rollo,
EZE  3: 3 
y me dijo: Hijo de hombre, aliméntate y sáciate de este rollo que yo te doy. Lo comí y fue en mi boca dulce como la miel.
EZE  3: 4 
Entonces me dijo: Hijo de hombre, ve a la casa de Israel y háblales con mis palabras.
EZE  3: 5 
Pues no eres enviado a un pueblo de habla oscura y de lengua difícil, sino a la casa de Israel.
EZE  3: 6 
No a pueblos numerosos, de habla oscura y de lengua difícil cuyas palabras no entenderías. Si te enviara a ellos, ¿no es verdad que te escucharían?
EZE  3: 7 
Pero la casa de Israel no quiere escucharte a ti porque no quiere escucharme a mí, ya que toda la casa de Israel tiene la cabeza dura y el corazón empedernido.
EZE  3: 8 
Mira, yo he hecho tu rostro duro como su rostro, y tu frente tan dura como su frente;
EZE  3: 9 
yo te hecho tu frente dura como el diamante, que es más duro que la roca. No los temas, no tengas miedo de ellos, porque son una casa de rebeldía.
EZE  3: 10 
Luego me dijo: Hijo de hombre, todas las palabras que yo te dirija, guárdalas en tu corazón y escúchalas atentamente,
EZE  3: 11 
y luego, anda, ve donde los deportados, donde los hijos de tu pueblo; les hablarás y les dirás: Así dice el Señor Yahveh, escuchen o no escuchen.
EZE  3: 12 
Entonces, el espíritu me levantó y oí detrás de mí el ruido de una gran trepidación: Bendita sea la gloria de Yahveh, en el lugar donde está,
EZE  3: 13 
el ruido que hacían las alas de los seres al batir una contra otra, y el ruido de las ruedas junto a ellos, ruido de gran trepidación.
EZE  3: 14 
Y el espíritu me levantó y me arrebató; yo iba amargado con quemazón de espíritu, mientras la mano de Yahveh pesaba fuertemente sobre mí.
EZE  3: 15 
Llegué donde los deportados de Tel Abib que residían junto al río Kebar - era aquí donde ellos residían -, y permanecí allí siete días, aturdido, en medio de ellos.
EZE  3: 16 
Al cabo de los siete días, la palabra de Yahveh me fue dirigida en estos términos:
EZE  3: 17 
Hijo de hombre, yo te he puesto como centinela de la casa de Israel. Oirás de mi boca la palabra y les advertirás de mi parte.
EZE  3: 18 
Cuando yo diga al malvado: Vas a morir, si tú no le adviertes, si no hablas para advertir al malvado que abandone su mala conducta, a fin de que viva, él, el malvado, morirá por su culpa, pero de su sangre yo te pediré cuentas a ti.
EZE  3: 19 
Si por el contrario adviertes al malvado y él no se aparta de su maldad y de su mala conducta, morirá él por su culpa, pero tú habrás salvado tu vida.
EZE  3: 20 
Cuando el justo se aparte de su justicia para cometer injusticia, yo pondré un obstáculo ante él y morirá; por no haberle advertido tú, morirá él por su pecado y no se recordará la justicia que había practicado, pero de su sangre yo te pediré cuentas a ti.
EZE  3: 21 
Si por el contrario adviertes al justo que no peque, y él no peca, vivirá él por haber sido advertido, y tú habrás salvado tu vida.
EZE  3: 22 
Allí fue sobre mí la mano de Yahveh; me dijo: Levántate, sal a la vega, y allí te hablaré.
EZE  3: 23 
Me levanté y salí a la vega, y he aquí que la gloria de Yahveh estaba parada allí, semejante a la gloria que yo había visto junto al río Kebar, y caí rostro en tierra.
EZE  3: 24 
Entonces, el espíritu entró en mí y me hizo tenerme en pie, y me habló. Me dijo: Ve a encerrarte en tu casa.
EZE  3: 25 
Hijo de hombre, he aquí que se te van a echar cuerdas con las que serás atado, para que no aparezcas en medio de ellos.
EZE  3: 26 
Yo haré que tu lengua se te pegue al paladar, quedarás mudo y dejarás de ser su censor, porque son una casa de rebeldía.
EZE  3: 27 
Mas cuando yo te hable, abriré tu boca y les dirás: Así dice el Señor Yahveh; quien quiera escuchar, que escuche, y quien no quiera, que lo deje; porque son una casa de rebeldía.

    MOSTRANDO 1 - 27  de  27
Seleccione un Libro: Capítulo: Palabra a buscar: Mostrar: Tamaño de Letra:

© Copyright 2009, Online Bible © v2.4

| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Oraciones | CancioneroSalvapantallas | Preguntas Católicas | Directorio | Twitter | La Biblia | Barra | Catequistas |     Más Música | Conocer |     Libros | Radios CatólicasVideos | Postales | Chat | Messenger | Email | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Blogs | Radio | Noticias |