La Biblia de Jerusalén (Católica)
Este buscasdor esta basado en la Biblia Católica versión de Jerusalén. En este buscador puede encontrar todos los textos bíblicos que tengan relación con la palabra o frase que usted está buscando. Solo debe anotar en la ventana de buscador esa palabra o frase, seleccionar la sección de la Biblia donde desea buscar y presionar buscar.
Sabiduría
SAB  2: 1 
Porque se dicen discurriendo desacertadamente: Corta es y triste nuestra vida; no hay remedio en la muerte del hombre ni se sabe de nadie que haya vuelto del Hades.
SAB  2: 2 
Por azar llegamos a la existencia y luego seremos como si nunca hubiéramos sido.Porque humo es el aliento de nuestra nariz y el pensamiento, una chispa del latido de nuestro corazón;
SAB  2: 3 
al apagarse, el cuerpo se volverá ceniza y el espíritu se desvanecerá como aire inconsistente.
SAB  2: 4 
Caerá con el tiempo nuestro nombre en el olvido, nadie se acordará de nuestras obras; pasará nuestra vida como rastro de nube, se disipará como niebla acosada por los rayos del sol y por su calor vencida.
SAB  2: 5 
Paso de una sombra es el tiempo que vivimos, no hay retorno en nuestra muerte; porque se ha puesto el sello y nadie regresa.
SAB  2: 6 
Venid, pues, y disfrutemos de los bienes presentes, gocemos de las criaturas con el ardor de la juventud.
SAB  2: 7 
Hartémonos de vinos exquisitos y de perfumes, no se nos pase ninguna flor primaveral,
SAB  2: 8 
coronémonos de rosas antes que se marchiten;
SAB  2: 9 
ningún prado quede libre de nuestra orgía, dejemos por doquier constancia de nuestro negocijo; que nuestra parte es ésta, ésta nuestra herencia.
SAB  2: 10 
Oprimamos al justo pobre, no perdonemos a la viuda, no respetemos las canas llenas de años del anciano.
SAB  2: 11 
Sea nuestra fuerza norma de la justicia, que la debilidad, como se ve, de nada sirve.
SAB  2: 12 
Tendamos lazos al justo, que nos fastidia, se enfrenta a nuestro modo de obrar, nos echa en cara faltas contra la Ley y nos culpa de faltas contra nuestra educación.
SAB  2: 13 
Se gloría de tener el conocimiento de Dios y se llama a sí mismo hijo del Señor.
SAB  2: 14 
Es un reproche de nuestros criterios, su sola presencia nos es insufrible,
SAB  2: 15 
lleva una vida distinta de todas y sus caminos son extraños.
SAB  2: 16 
Nos tiene por bastardos, se aparta de nuestros caminos como de impurezas; proclama dichosa la suerte final de los justos y se ufana de tener a Dios por padre.
SAB  2: 17 
Veamos si sus palabras son verdaderas, examinemos lo que pasará en su tránsito.
SAB  2: 18 
Pues si el justo es hijo de Dios, él le asistirá y le librará de las manos de sus enemigos.
SAB  2: 19 
Sometámosle al ultraje y al tormento para conocer su temple y probar su entereza.
SAB  2: 20 
Condenémosle a una muerte afrentosa, pues, según él, Dios le visitará.
SAB  2: 21 
Así discurren, pero se equivocan; los ciega su maldad;
SAB  2: 22 
no conocen los secretos de Dios, no esperan recompensa por la santidad ni creen en el premio de las almas intachables.
SAB  2: 23 
Porque Dios creó al hombre para la incorruptibilidad, le hizo imagen de su misma naturaleza;
SAB  2: 24 
mas por envidia del diablo entró la muerte en el mundo, y la experimentan los que le pertenecen.

    MOSTRANDO 1 - 24  de  24
Seleccione un Libro: Capítulo: Palabra a buscar: Mostrar: Tamaño de Letra:

© Copyright 2009, Online Bible © v2.4

| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Oraciones | CancioneroSalvapantallas | Preguntas Católicas | Directorio | Twitter | La Biblia | Barra | Catequistas |     Más Música | Conocer |     Libros | Radios CatólicasVideos | Postales | Chat | Messenger | Email | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Blogs | Radio | Noticias |