La Biblia de Jerusalén (Católica)
Este buscasdor esta basado en la Biblia Católica versión de Jerusalén. En este buscador puede encontrar todos los textos bíblicos que tengan relación con la palabra o frase que usted está buscando. Solo debe anotar en la ventana de buscador esa palabra o frase, seleccionar la sección de la Biblia donde desea buscar y presionar buscar.
Eclesiástico - Sirácides
ECL  2: 1 
Toda sabiduría viene del Señor, y con él está por siempre.
ECL  2: 2 
La arena de los mares, las gotas de la lluvia, los días de la eternidad, ¿quién los puede contar?
ECL  2: 3 
La altura del cielo, la anchura de la tierra, la profundidad del abismo, ¿quién los alcanzará?
ECL  2: 4 
Antes de todo estaba creada la Sabiduría, la inteligente prudencia desde la eternidad.
ECL  2: 6 
La raíz de la sabiduría ¿a quién fue revelada?, sus recursos, ¿quién los conoció?
ECL  2: 8 
Sólo uno hay sabio, en extremo temible, el que en su trono está sentado.
ECL  2: 9 
El Señor mismo la creó, la vio y la contó y la derramó sobre todas sus obras,
ECL  2: 10 
en toda carne conforme a su largueza, y se la dispensó a los que le aman.
ECL  2: 11 
Gloria es y orgullo el temor del Señor, contento y corona de júbilo.
ECL  2: 12 
El temor del Señor recrea el corazón, da contento y recocijo y largos días.
ECL  2: 13 
Para el que teme al Señor, todo irá bien al fin, en el día de su muerte se le bendecirá.
ECL  2: 14 
Principio de la sabiduría es temer al Señor, fue creada en el seno materno juntamente con los fieles.
ECL  2: 15 
Entre los hombres puso su nido, fundación eterna, y con su linaje se mantendrá fielmente.
ECL  2: 16 
Plenitud de la sabiduría es temer al Señor, ella les embriaga de sus frutos.
ECL  2: 17 
Toda su casa colma de cosas deseables, y de sus productos sus graneros.
ECL  2: 18 
Corona de la sabiduría el temor del Señor, ella hace florecer paz y buena salud.
ECL  2: 19 
(El la vio y la contó), ciencia y conocimiento inteligente hizo llover, y la gloria de los que la poseen exaltó.
ECL  2: 20 
Raíz de la sabiduría es temer al Señor, sus ramas, los largos días.
ECL  2: 22 
No puede justificarse la pasión del injusto, que el impulso de su pasión le hace caer.
ECL  2: 23 
Hasta su hora aguanta el que es paciente, mas después se le brinda contento.
ECL  2: 24 
Hasta su hora oculta sus palabras, y entonces muchos labios prolamarán su inteligencia.
ECL  2: 25 
En los tesoros de la sabiduría están las máximas de la ciencia, mas abominación para el pecador es la piedad para con Dios.
ECL  2: 26 
Si apeteces sabiduría, guarda los mandamientos, y el Señor te la dispensará.
ECL  2: 27 
Pues sabiduría y enseñanza es el temor del Señor; su complacencia, la fidelidad y mansedumbre.
ECL  2: 28 
No seas indócil al temor del Señor, ni te acerques a él con corazón partido.
ECL  2: 29 
No seas hipócrita delante de los hombres, pon guardia a tus labios.
ECL  2: 30 
No te exaltes a ti mismo, para no caer y acarrearte deshonra, porque el Señor revelaría tus secretos y en medio de la asamblea te echaría por tierra, por no haberte llegado al temor del Señor, porque tu corazón está lleno de fraude.

    MOSTRANDO 1 - 27  de  27
Seleccione un Libro: Capítulo: Palabra a buscar: Mostrar: Tamaño de Letra:

© Copyright 2009, Online Bible © v2.4

| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Oraciones | CancioneroSalvapantallas | Preguntas Católicas | Directorio | Twitter | La Biblia | Barra | Catequistas |     Más Música | Conocer |     Libros | Radios CatólicasVideos | Postales | Chat | Messenger | Email | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Blogs | Radio | Noticias |