La Biblia de Jerusalén (Católica)
Este buscasdor esta basado en la Biblia Católica versión de Jerusalén. En este buscador puede encontrar todos los textos bíblicos que tengan relación con la palabra o frase que usted está buscando. Solo debe anotar en la ventana de buscador esa palabra o frase, seleccionar la sección de la Biblia donde desea buscar y presionar buscar.
Eclesiástico - Sirácides
ECL  38: 1 
Da al médico, por sus servicios, los honores que merece, que también a él le creó el Señor.
ECL  38: 2 
Pues del Altísimo viene la curación, como una dádiva que del rey se recibe.
ECL  38: 3 
La ciencia del médico realza su cabeza, y ante los grandes es admirado.
ECL  38: 4 
El Señor puso en la tierra medicinas, el varón prudente no las desdeña.
ECL  38: 5 
¿No fue el agua endulzada con un leño para que se conociera su virtud?
ECL  38: 6 
El mismo dio a los hombres la ciencia para que se gloriaran en sus maravillas.
ECL  38: 7 
Con ellas cura él y quita el sufrimiento, con ellas el farmacéutico hace mixturas.
ECL  38: 8 
Así nunca se acaban sus obras, y de él viene la paz sobre la haz de la tierra.
ECL  38: 9 
Hijo, en tu enfermedad, no seas negligente, sino ruega al Señor, que él te curará.
ECL  38: 10 
Aparta las faltas, endereza tus manos, y de todo pecado purifica el corazón.
ECL  38: 11 
Ofrece incienso y memorial de flor de harina, haz pingües ofrendas según tus medios.
ECL  38: 12 
Recurre luego al médico, pues el Señor le creó también a él, que no se aparte de tu lado, pues de él has menester.
ECL  38: 13 
Hay momentos en que en su mano está la solución,
ECL  38: 14 
pues ellos también al Señor suplicarán que les ponga en buen camino hacia el alivio y hacia la curación para salvar tu vida.
ECL  38: 15 
El que peca delante de su Hacedor ¡caiga en manos del médico!
ECL  38: 16 
Hijo, por un muerto lágrimas derrama, como quien sufre cruelmente, entona la lamentación; según el ceremonial entierra su cadáver y no seas negligente con su sepultura.
ECL  38: 17 
Llora amargamente, date fuertes golpes de pecho, haz el duelo según su dignidad, un día o dos, para evitar murmullos; después, consuélate de la tristeza.
ECL  38: 18 
Porque de la tristeza sale la muerte, la tristeza del corazón enerva las fuerzas.
ECL  38: 19 
En la adversidad permanece también la tristeza, una vida de miseria va contra el corazón.
ECL  38: 20 
No des tu corazón a la tristeza, evítala acordándote del fin.
ECL  38: 21 
No lo olvides: no hay retorno, a él no le aprovechará, y te harás daño a ti mismo.
ECL  38: 22 
Recuerda mi sentencia, que será también la tuya: a mí ayer, a ti te toca hoy.
ECL  38: 23 
Cuando un muerto reposa, deja en paz su memoria, consuélate de él, porque su espíritu ha partido.
ECL  38: 24 
La sabiduría del escriba se adquiere en los ratos de sosiego, el que se libera de negocios se hará sabio.
ECL  38: 25 
¿Cómo va a hacerse sabio el que empuña el arado, y se gloría de tener por lanza el aguijón, el que conduce bueyes, los arrea en sus trabajos y no sabe hablar más que de novillos?
ECL  38: 26 
Aplica su corazón a abrir surcos, y sus vigilias a cebar terneras.
ECL  38: 27 
De igual modo todo obrero o artesano, que trabaja día y noche; los que graban las efigies de los sellos, y su afán se centra en variar los detalles; ponen todo su corazón en igualar el modelo y gastan sus vigilias en rematar la obra.
ECL  38: 28 
También el herrero sentado junto al yunque, atento a los trabajos del hierro; el vaho del fuego sus carnes derrite, en el calor de la fragua se debate, el ruido del martillo le ensordece, y en el modelo del objeto tiene fijos sus ojos; pone su corazón en concluir sus obras, y sus vigilias en adornarlas al detalle.
ECL  38: 29 
De igual modo el alfarero sentado a su tarea y dando a la rueda con sus pies, preocupado sin cesar por su trabajo, toda su actividad concentrada en el número;
ECL  38: 30 
con su brazo moldea la arcilla, con sus pies vence su resistencia; pone su corazón en acabar el barnizado, y gasta sus vigilias en limpiar el horno.
ECL  38: 31 
Todos éstos ponen su confianza en sus manos, y cada uno se muestra sabio en su tarea.
ECL  38: 32 
Sin ellos no se construiría ciudad alguna, ni se podría habitar ni circular por ella.
ECL  38: 33 
Mas para el consejo del pueblo no se les busca, ni se les distingue en la asamblea.No se sientan en sitial de juez, ni meditan en la alianza del juicio.
ECL  38: 34 
No demuestran instrucción ni juicio, ni se les encuentra entre los que dicen máximas.Pero aseguran la creación eterna, el objeto de su oración son los trabajos de su oficio.

    MOSTRANDO 1 - 34  de  34
Seleccione un Libro: Capítulo: Palabra a buscar: Mostrar: Tamaño de Letra:

© Copyright 2009, Online Bible © v2.4

| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Oraciones | CancioneroSalvapantallas | Preguntas Católicas | Directorio | Twitter | La Biblia | Barra | Catequistas |     Más Música | Conocer |     Libros | Radios CatólicasVideos | Postales | Chat | Messenger | Email | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Blogs | Radio | Noticias |