La Biblia de Jerusalén (Católica)
Este buscasdor esta basado en la Biblia Católica versión de Jerusalén. En este buscador puede encontrar todos los textos bíblicos que tengan relación con la palabra o frase que usted está buscando. Solo debe anotar en la ventana de buscador esa palabra o frase, seleccionar la sección de la Biblia donde desea buscar y presionar buscar.
Samuel I
SA1  20: 1 
Huyó David de las celdas de Ramá y se fue a decir a Jonatán: ¿Qué he hecho, cuál es mi falta y en qué he pecado contra tu padre para que busque mi muerte?
SA1  20: 2 
Jonatán le dijo: De ninguna manera, no morirás. Mi padre no hace ninguna cosa, grande o pequeña, sin descubrírmela; ¿por qué me había de ocultar mi padre este asunto? ¡No puede ser!
SA1  20: 3 
Pero David volvió a jurar: Save muy bien tu padre que me tienes mucho afecto y se ha dicho: Que no lo sepa Jonatán para que no se apene. Y, con todo, por Yahveh y por tu vida, que no hay más que un paso entre yo y la muerte.
SA1  20: 4 
Dijo Jonatán a David: Dime lo que deseas y te lo haré.
SA1  20: 5 
Dijo David a Jonatán: Mira, mañana es el novilunio; yo tendría que sentarme con el rey a comer, pero tú me dejarás marchar y me esconderé en el campo hasta la noche.
SA1  20: 6 
Si tu padre nota mi ausencia, dirás: David me ha pedido con insistencia que le deje hacer una escapada a Belén, su ciudad, porque se celebra el sacrificio anual de toda la familia.
SA1  20: 7 
Si tu padre dice: Está bien, tu siervo está a salvo; pero si se enfurece, sabrás que por su parte está decretada la ruina.
SA1  20: 8 
Haz este favor a tu siervo ya que hiciste que tu siervo estableciera contigo alianza de Yahveh; si hay falta en mí, dame tú mismo la muerte; ¿para qué llevarme hasta tu padre?
SA1  20: 9 
Respondió Jonatán: ¡Lejos de ti! Si yo supiera con certeza que por parte de mi padre está decretado que venga la ruina sobre ti, ¿no te lo avisaría?
SA1  20: 10 
Respondió David a Jonatán: ¿Quién me avisará si tu padre te responde con aspereza?
SA1  20: 11 
Respondió Jonatán a David: Ven, salgamos al campo. Y salieron ambos al campo.
SA1  20: 12 
Dijo Jonatán a David: Por Yahveh, Dios de Israel, te juro que mañana a esta misma hora sondearé a mi padre; si la cosa se pone bien para David y no envío quien te lo haga saber,
SA1  20: 13 
que Yahveh haga esto a Jonatán y añada esto otro. Si mi padre decide hacerte mal, te lo haré saber para que te pongas a salvo y vayas en paz. Y que Yahveh sea contigo como lo fue con mi padre.
SA1  20: 14 
Si para entonces estoy vivo todavía, usa conmigo la bondad de Yahveh y, si muerto,
SA1  20: 15 
nunca apartes tu misericordia de mi casa. Y cuando Yahveh haya exterminado a los enemigos de David de la faz de la tierra,
SA1  20: 16 
que no sea exterminado Jonatán con la casa de Saúl; de lo contrario, que Yahveh pida cuentas a David.
SA1  20: 17 
Juró de nuevo Jonatán a David por el amor que le tenía, pues le amaba como a sí mismo.
SA1  20: 18 
Jonatán le dijo: Mañana es novilunio y se notará tu ausencia, porque mirarán tu asiento.
SA1  20: 19 
Pasado mañana se notará más; tú irás al sitio en que te escondiste el día del suceso aquel, y te pones junto a la loma que tú sabes.
SA1  20: 20 
Ese mismo día iré a lanzar flechas por esa parte, como para tirar al blanco.
SA1  20: 21 
Mandaré al muchacho: Anda, busca la flecha. Si digo al muchacho: La flecha está más acá de ti, tómala, vienes, porque todo va bien para ti y no hay nada, por Yahveh.
SA1  20: 22 
Pero si digo al muchacho: La flecha está más allá de ti, vete, porque Yahveh quiere que te vayas.
SA1  20: 23 
Cuanto a la palabra que tú y yo tenemos hablada, mira, Yahveh está entre los dos para siempre.
SA1  20: 24 
David se escondió en el campo. Llegado el novilunio, el rey se puso a la mesa para comer.
SA1  20: 25 
Se sentó el rey en su asiento, como de costumbre, en el asiento de la pared; Jonatán se sentó enfrente y Abner al lado de Saúl; el asiento de David quedó vacío.
SA1  20: 26 
Saúl no dijo nada aquel día, porque pensó: Será un accidente, no estará puro por no haberse purificado.
SA1  20: 27 
Al día siguiente del novilunio, el segundo día, se fijaron en el asiento de David, y Saúl dijo a su hijo Jonatán: ¿Por qué no ha venido a comer ni ayer ni hoy el hijo de Jesé?
SA1  20: 28 
Jonatán respondió a Saúl: David me pidió con insistencia poder ir a Belén.
SA1  20: 29 
Me dijo: Déjame ir, por favor, porque es nuestro sacrificio de familia en la ciudad y mis hermanos me han reclamado. Así que, si he hallado gracia a tus ojos, déjame hacer una escapada para ver a mis hermanos. Por esto no ha venido a la mesa del rey.
SA1  20: 30 
Se encendió la cólera de Saúl contra Jonatán y le dijo: ¡Hijo de una perdida! ¿Acaso no sé yo que prefieres al hijo de Jesé para vergüenza tuya y vergüenza de la desnudez de tu madre?
SA1  20: 31 
Pues mientras viva sobre el suelo el hijo de Jesé, no estarás a salvo ni tú ni tu realeza; así que manda a buscarlo y tráemelo, porque es reo de muerte.
SA1  20: 32 
Respondió Jonatán a su padre Saúl y le dijo: ¿Por qué ha de morir? ¿Qué ha hecho?
SA1  20: 33 
Blandió Saúl su lanza contra él para herirle y comprendió Jonatán que por parte de su padre la muerte de David era cosa decidida.
SA1  20: 34 
Se levantó Jonatán de la mesa ardiendo en ira y no comió el segundo día del novilunio, pues estaba afligido por David, porque su padre le había injuriado.
SA1  20: 35 
A la mañana siguiente salió Jonatán con un muchacho al campo, a la hora acordada con David.
SA1  20: 36 
Dijo al muchacho: Corre a buscar las flechas que voy a tirar. Corrió el muchacho, y entonces Jonatán lanzó las flechas más allá de él.
SA1  20: 37 
Cuando el muchacho llegaba al lugar donde había lanzado la flecha Jonatán, éste gritó detrás de él: ¿ Acaso no está la flecha más allá de ti?,
SA1  20: 38 
y siguió gritando detrás del muchacho: Pronto, date prisa, no te detengas. Tomó el muchacho de Jonatán la flecha y volvió donde su señor.
SA1  20: 39 
El muchacho no se enteró de nada. Solamente lo entendían Jonatán y David.
SA1  20: 40 
Dio Jonatán sus armas al muchacho que estaba con él y le dijo: Anda, llévalas a la ciudad.
SA1  20: 41 
Se marchó el muchacho y David se levantó de junto a la loma y, cayendo sobre su rostro en tierra, se postró tres veces. Se abrazaron los dos y lloraron copiosamente.
SA1  20: 42 
Dijo Jonatán a David: Vete en paz, ya que nos hemos jurado en nombre de Yahveh: Que Yahveh esté entre tú y yo, entre mi descendencia y la tuya para siempre.

    MOSTRANDO 1 - 42  de  42
Seleccione un Libro: Capítulo: Palabra a buscar: Mostrar: Tamaño de Letra:

© Copyright 2009, Online Bible © v2.4

| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Oraciones | CancioneroSalvapantallas | Preguntas Católicas | Directorio | Twitter | La Biblia | Barra | Catequistas |     Más Música | Conocer |     Libros | Radios CatólicasVideos | Postales | Chat | Messenger | Email | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Blogs | Radio | Noticias |