La Biblia de Jerusalén (Católica)
Este buscasdor esta basado en la Biblia Católica versión de Jerusalén. En este buscador puede encontrar todos los textos bíblicos que tengan relación con la palabra o frase que usted está buscando. Solo debe anotar en la ventana de buscador esa palabra o frase, seleccionar la sección de la Biblia donde desea buscar y presionar buscar.
Samuel I
SA1  25: 1 
Samuel murió. Todo Israel se congregó para llorarle y lo sepultaron en su heredad, en Ramá. David se levantó y bajó al desierto de Maón.
SA1  25: 2 
Había un hombre en Maón que tenía su hacienda en Carmelo. Era un hombre muy rico; poseía 3.000 ovejas y mil cabras. Estaba entonces en Carmelo, esquilando su rebaño.
SA1  25: 3 
El hombre se llamaba Nabal y su mujer se llamaba Abigaíl; ella era muy prudente y hermosa, pero el hombre era duro y de mala conducta. Era calebita.
SA1  25: 4 
Supo David en el desierto que Nabal estaba esquilando su rebaño
SA1  25: 5 
y mandó diez muchachos diciéndoles: Subid a Carmelo y llegad donde Nabal y le saludáis en mi nombre,
SA1  25: 6 
y hablad así a mi hermano; Salud para ti, salud para tu casa y salud para todo lo tuyo.
SA1  25: 7 
He sabido que estás de esquileo; pues bien, tus pastores han estado con nosotros y nunca les hemos molestado ni han echado en falta nada de lo suyo mientras estuvieron en Carmelo.
SA1  25: 8 
Pregunta a tus criados y ellos te lo dirán. Que estos muchachos encuentren, pues gracia a tus ojos, ya que hemos venido en un día de fiesta, y dales lo que tengas a mano para tus siervos y tu hijo David.
SA1  25: 9 
Llegaron los muchachos de David, dijeron a Nabal todas estas palabras en nombre de David y se quedaron esperando.
SA1  25: 10 
Pero Nabal respondió a los servidores de David: ¿Quién es David y quién es el hijo de Jesé? Abundan hoy en día los siervos que andan huídos de sus señores.
SA1  25: 11 
¿Voy a tomar acaso mi pan y mi vino y las reses que he sacrificado para los esquiladores y se las voy a dar a unos hombres que no sé de dónde son?
SA1  25: 12 
Los muchachos de David dieron la vuelta y se volvieron por su camino, y en llegando le comunicaron todas estas palabras.
SA1  25: 13 
David dijo a sus hombres: Que cada uno ciña su espada. Todos ciñeron su espada. También David se ciñó su espada. Subieron detrás de David unos cuatrocientos hombres, quedándose doscientos con el bagaje.
SA1  25: 14 
Uno de los servidores avisó a Abigaíl, mujer de Nabal, diciendo: Mira que David ha enviado mensajeros desde el desierto para saludar a nuestro amo, y se ha lanzado contra ellos.
SA1  25: 15 
Sin embargo, esos hombres han sido muy buenos con nosotros, y nada echamos en falta mientras anduvimos con ellos, cuando estábamos en el campo.
SA1  25: 16 
Fueron nuestra defensa noche y día todo el tiempo que estuvimos con ellos guardando el ganado.
SA1  25: 17 
Date cuenta y mira lo que debes hacer, porque ya está decretada la ruina de nuestro amo y de toda la casa, y es un necio al que nada se puede decir.
SA1  25: 18 
Tomó Abigaíl a toda prisa doscientos panes y dos odres de vino, cinco carneros ya preparados, cinco arrobas de trigo tostado, cien racimos de uvas pasas y doscientos panes de higos secos, y lo cargó sobre unos asnos,
SA1  25: 19 
diciendo a sus servidores: Pasad delante de mí, que yo os sigo. Pero nada dijo a su marido Nabal.
SA1  25: 20 
Cuando bajaba ella, montada en el asno, por lo cubierto de la montaña, David y sus hombres bajaban en dirección contraria y se tropezó con ellos.
SA1  25: 21 
David se decía: Muy en vano he guardado en el desierto todo lo de este hombre para que nada de lo suyo le faltase, pues me devuelve mal por bien.
SA1  25: 22 
Esto haga Dios a David y esto otro añada si para el alba dejo con vida ni un solo varón de los de Nabal.
SA1  25: 23 
Apenas vio a David, se apresuró Abigaíl a bajar del asno y cayendo ante David se postró en tierra, y
SA1  25: 24 
arrojándose a sus pies le dijo: Caiga sobre mí la falta, señor. Deja que tu sierva hable a tus oídos y escucha las palabras de tu sierva.
SA1  25: 25 
No haga caso mi señor de este necio de Nabal; porque le va bien el nombre: necio se llama y la necedad está con él; yo, tu sierva, no vi a los siervos que mi señor había enviado.
SA1  25: 26 
Ahora, mi señor, por Yahveh y por tu vida, por Yahveh que te ha impedido derramar sangre y tomarte la justicia por tu propia mano, que sean como Nabal tus enemigos y los que buscan la ruina de mi señor.
SA1  25: 27 
Cuanto a este presente que tu sierva ha hecho traer para mi señor, que sea entregado a los muchachos que marchan en pos de mi señor.
SA1  25: 28 
Perdona, por favor, la falta de tu sierva, ya que ciertamente hará Yahveh una casa permanente a mi señor, pues mi señor combate las batallas de Yahveh y no vendrá mal sobre ti en toda tu vida.
SA1  25: 29 
Y aunque se alza un hombre para perseguirte y buscar tu vida, la vida de mi señor está encerrada en la bolsa de la vida, al lado de Yahveh tu Dios, mientras que la vida de los enemigos de mi señor la volteará en el hueco de la honda.
SA1  25: 30 
Cuando haga Yahveh a mi señor todo el bien que te ha prometido y te haya establecido como caudillo de Israel,
SA1  25: 31 
que no haya turbación ni remordimiento en el corazón de mi señor por haber derramado sangre inocente y haberse tomado mi señor la justicia por su mano; y cuando Yahveh haya favorecido a mi señor. acuérdase de tu sierva.
SA1  25: 32 
David dijo a Abigaíl: Bendito sea Yahveh, Dios de Israel, que te ha enviado hoy a mi encuentro.
SA1  25: 33 
Bendita sea tu prudencia y bendita tú misma que me has impedido derramar sangre y tomarme la justicia por mi mano.
SA1  25: 34 
Pero con todo, vive Yahveh, Dios de Israel, que me ha impedido hacerte mal, que de no haberte apresurado a venir a mi encuentro, no le hubiera quedado a Nabal, al romper el alba, ni un solo varón.
SA1  25: 35 
Tomó David de mano de ella lo que le traía y le dijo: Sube en paz a tu casa; mira, he escuchado tu voz y he accedido a tu petición.
SA1  25: 36 
Cuando Abigaíl llegó donde Nabal, estaba celebrando en su casa un banquete regio; estaba alegre su corazón y completamente borracho. No le dijo una palabra, ni grande ni pequeña, hasta el lucir del día.
SA1  25: 37 
Pero a la mañana, cuando se le pasó el vino a Nabal, le contó su mujer lo sucedido; el corazón se le murió en el pecho y se le quedó como una piedra.
SA1  25: 38 
Al cabo de unos diez días hirió Yahveh a Nabal y murió.
SA1  25: 39 
Oyó David que Nabal había muerto y dijo: Bendito sea Yahveh que ha defendido mi causa contra la injuria de Nabal y ha preservado a su siervo de hacer mal. Yahveh ha hecho caer la maldad de Nabal sobre su cabeza. Envió David mensajeros para proponer a Abigaíl que fuera su mujer.
SA1  25: 40 
Llegaron los mensajeros de David a casa de Abigaíl en Carmelo y le hablaron diciendo: David nos envía a ti para tomarte por mujer.
SA1  25: 41 
Se levantó ella y se postró rostro en tierra diciendo: Tu sierva es una esclava para lavar los pies de los siervos de mi señor.
SA1  25: 42 
Se levantó Abigaíl apresuradamente, montó en su asno y, seguida de cinco de sus siervas, se fue tras los enviados de David y fue su mujer.
SA1  25: 43 
David había tomado también por mujer a Ajinoam de Yizreel y las dos fueron mujeres suyas.
SA1  25: 44 
Saúl había dado su hija Mikal, mujer de David, a Paltí, hijo de Layis, de Gallim.

    MOSTRANDO 1 - 44  de  44
Seleccione un Libro: Capítulo: Palabra a buscar: Mostrar: Tamaño de Letra:

© Copyright 2009, Online Bible © v2.4

| Inicio | Imágenes | Diversión | Temas | Música | Oraciones | CancioneroSalvapantallas | Preguntas Católicas | Directorio | Twitter | La Biblia | Barra | Catequistas |     Más Música | Conocer |     Libros | Radios CatólicasVideos | Postales | Chat | Messenger | Email | Cine | Autor | MapaEnlacesWebmasters | Televisión | Blogs | Radio | Noticias |