Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Daniel



Busca mas en nuestros Sitios Catolicos


DAN  8: 1 
El ao tercero del reinado del rey Baltasar, yo, Daniel, tuve una visin despus de la tenida anteriormente.
DAN  8: 2 
Mir durante la visin y me vea en Susa, la plaza fuerte que est en la provincia de Elam; en la visin mir, y me encontraba en la puerta del Ulay.
DAN  8: 3 
Levant los ojos para ver, y vi un carnero que estaba delante de la puerta. Tena dos cuernos; los dos cuernos eran altos, pero uno ms que otro y el ms alto haba despuntado el ltimo.
DAN  8: 4 
Vi que el carnero acometa contra el oeste, el norte y el sur. Ninguna bestia poda resistirle, nada poda escapar a su poder. Haca lo que le pareca y as se hizo grande.
DAN  8: 5 
Estaba yo cavilando, y he aqu que un macho cabro vino de occidente, recorriendo la tierra entera sin tocar el suelo; este macho cabro tena un cuerno magnfico entre los ojos.
DAN  8: 6 
Vino donde el carnero de dos cuernos que yo haba visto en pie delante de la puerta y corri hacia l con todo el ardor de su fuerza.
DAN  8: 7 
Vi cmo alcanzaba al carnero, enfurecido contra l; embisti al carnero, y le rompi los dos cuernos, sin que el carnero tuviera fuerzas para resistirle; lo ech por tierra y lo pisote; no haba nadie que librara al carnero de su mano.
DAN  8: 8 
El macho cabro se hizo muy grande, pero cuando estaba en la plenitud de su poder, el gran cuerno se rompi y en su lugar despuntaron cuatro magnficos en la direccin de los cuatro vientos del cielo.
DAN  8: 9 
De uno de ellos sali un cuerno, pequeo, que creci mucho en direccin del sur, del oriente y de la Tierra del Esplendor.
DAN  8: 10 
Creci hasta el ejrcito del cielo, precipit en tierra parte del ejrcito y de las estrellas, y las pisote con sus pies.
DAN  8: 11 
Lleg incluso hasta el Jefe del ejrcito, aboli el sacrificio perpetuo y sacudi el cimiento de su santuario
DAN  8: 12 
y al ejrcito; en el lugar del sacrificio puso la iniquidad y tir por tierra la verdad; as obr y le acompa el xito.
DAN  8: 13 
O entonces a un santo que hablaba, y a otro santo que deca al que hablaba: Hasta cundo la visin: el sacrificio perpetuo, la iniquidad desoladora, el santuario y el ejrcito pisoteados?
DAN  8: 14 
Le respondi: Hasta dos mil trescientas tardes y maanas: despus ser reivindicado el santuario.
DAN  8: 15 
Mientras yo, Daniel, contemplaba esta visin y trataba de comprenderla, vi de pronto delante de m como una apariencia de hombre,
DAN  8: 16 
y o una voz de hombre, sobre el Ulay, que gritaba: Gabriel, explcale a ste la visin.
DAN  8: 17 
El se acerc al lugar donde yo estaba y, cuando lleg, me aterroric y ca de bruces. Me dijo: Hijo de hombre, entiende: la visin se refiere al tiempo del Fin.
DAN  8: 18 
Mientras l me hablaba, yo me desvanec, rostro en tierra. El me toc y me hizo incorporarme donde estaba.
DAN  8: 19 
Luego dijo: Mira, voy a manifestarte lo que ocurrir al fin de la Ira, porque el Fin est fijado.
DAN  8: 20 
El carnero que has visto, sus dos cuernos, son los reyes de los medos y los persas.
DAN  8: 21 
El macho cabro velludo es el rey de Yavn; el cuerno grande entre sus ojos, es el primer rey.
DAN  8: 22 
El cuerno roto y los cuatro cuernos que despuntaron en su lugar, son cuatro reinos salidos de su nacin, pero que no tendrn su fuerza.
DAN  8: 23 
Y al trmino de su reino, cuando lleguen al colmo los pecados, surgir un rey, insolente y hbil en engaos.
DAN  8: 24 
Se har poderosa su fuerza - mas no por su fuerza misma - tramar cosas inauditas, prosperar en sus empresas, destruir a poderosos y al pueblo de los santos.
DAN  8: 25 
Y, por su habilidad, triunfar el engao entre sus manos.Se exaltar en su corazn, y por sorpresa destruir a muchos.Se alzar contra el Prncipe de los Prncipes, pero - sin que mano alguna intervenga - ser quebrantado.
DAN  8: 26 
Es verdad la visin de las tardes y maanas que se ha dicho, mas t guarda en secreto la visin, pues habr an para muchos das.
DAN  8: 27 
Yo, Daniel, desfallec y estuve enfermo unos cuantos das. Luego me levant para ocuparme de los asuntos del rey. Segua perplejo por la visin, que no se poda comprender.



    MOSTRANDO 1 - 27  de  27

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |