Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Daniel



Busca mas en nuestros Sitios Catolicos


DAN  9: 1 
El ao primero de Daro, hijo de Asuero, de la raza de los medos, que subi al trono del reino de Caldea,
DAN  9: 2 
el ao primero de su reinado, yo, Daniel, me puse a investigar en las Escrituras sobre el nmero de aos que, segn la palabra de Yahveh dirigida al profeta Jeremas, deban pasar sobre las ruinas de Jerusaln, a saber setenta aos.
DAN  9: 3 
Volv mi rostro hacia el Seor Dios para implorarle con oraciones y splicas, en ayuno, sayal y ceniza.
DAN  9: 4 
Derram mi oracin a Yahveh mi Dios, y le hice esta confesin: Ah, seor, Dios grande y temible, que guardas la Alianza y el amor a los que te aman y observan tus mandamientos.
DAN  9: 5 
Nosotros hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos sido malos, no hemos rebelado y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus normas.
DAN  9: 6 
No hemos escuchado a tus siervos los profetas que en tu nombre hablaban a nuestros reyes, a nuestros prncipes, a nuestros padres, a todo el pueblo de la tierra.
DAN  9: 7 
A ti, Seor, la justicia, a nosotros la vergenza en el rostro, como sucede en este da, a nosotros, a los hombres de Jud, a los habitantes de Jerusaln y a Israel entero, prximos y lejanos, en todos los pases donde t los dispersaste a causa de las infidelidades que cometieron contra ti.
DAN  9: 8 
Yahveh, a nosotros la vergenza, a nuestros reyes, a nuestros prncipes, a nuestros padres, porque hemos pecado contra ti.
DAN  9: 9 
Al Seor Dios nuestro, la piedad y el perdn, porque nos hemos rebelado contra l,
DAN  9: 10 
y no hemos escuchado la voz de Yahveh nuestro Dios para seguir sus leyes, que l nos haba dado por sus siervos los profetas.
DAN  9: 11 
Todo Israel ha transgredido tu ley, ha desertado sin querer escuchar tu voz, y sobre nosotros han cado la maldicin y la imprecacin escritas en la ley de Moiss, siervo de Dios, porque hemos pecado contra l.
DAN  9: 12 
El ha cumplido las palabras que haba pronunciado contra nosotros y contra los prncipes que nos gobernaban: que hara venir sobre nosotros una calamidad tan grande como no habra jams bajo el cielo otra mayor que la que alcanzara a Jerusaln.
DAN  9: 13 
Segn est escrito en la ley de Moiss, toda esta calamidad nos ha sobrevenido, pero nosotros no hemos aplacado el rostro de Yahveh nuestro Dios, convirtindonos de nuestras iniquidades y aprendiendo a conocer tu verdad.
DAN  9: 14 
Yahveh ha estado atento a esta calamidad, la ha descargado sobre nosotros. Porque es justo Yahveh nuestro Dios en todas las obras que ha hecho, pero nosotros no hemos escuchado su voz.
DAN  9: 15 
Y ahora, Seor Dios nuestro, que con mano fuerte sacaste a tu pueblo del pas de Egipto y te granjeaste con ello un nombre que dura hasta el presente, nosotros hemos pecado, hemos sido malos.
DAN  9: 16 
Seor, por todas tus justicias, retira tu clera y tu furor de Jerusaln, tu ciudad, monte santo tuyo; pues, a causa de nuestros pecados y de las iniquidades de nuestros padres, Jerusaln y tu pueblo son el escarnio de todos los que nos circundan.
DAN  9: 17 
Y ahora, oh Dios nuestro, escucha la oracin de tu siervo y sus splicas. Ilumine tu rostro tu santuario desolado, por ti mismo, Seor!
DAN  9: 18 
Inclina, Dios mo, tu odo y escucha. Abre tus ojos y mira nuestras ruinas y la ciudad sobre la cual se invoca tu nombre. No, no nos apoyamos en nuestras obras justas para derramar ante ti nuestras splicas, sino en tus grandes misericordias.
DAN  9: 19 
Seor, escucha! Seor, perdona! Seor, atiende y obra! No tardes ms, por ti mismo, Dios mo, pues tu nombre se invoca sobre tu ciudad y sobre tu pueblo.
DAN  9: 20 
Todava estaba yo hablando, haciendo mi oracin, confesando mis pecados y los pecados de mi pueblo Israel, y derramando mi splica ante Yahveh mi Dios, por el santo monte de mi Dios;
DAN  9: 21 
an estaba hablando en oracin, cuando Gabriel, el personaje que yo haba visto en visin al principio, vino volando donde m a la hora de la oblacin de la tarde.
DAN  9: 22 
Vino y me habl. Dijo: Daniel, he salido ahora para ilustrar tu inteligencia.
DAN  9: 23 
Desde el comienzo de tu splica, una palabra se emiti y yo he venido a revelrtela, porque t eres el hombre de las predilecciones. Comprende la palabra, entiende la visin:
DAN  9: 24 
Setenta semanas estn fijadas sobre tu pueblo y tu ciudad santa para poner fin a la rebelda, para sellar los pecados, para expiar la culpa, para instaurar justicia eterna, para sellar visin y profeca, para ungir el santo de los santos.
DAN  9: 25 
Entiende y comprende:Desde el instante en que sali la orden de volver a construir Jerusaln, hasta un Prncipe Mesas, siete semanas y sesenta y dos semanas, plaza y foso sern reconstruidos, pero en la angustia de los tiempos.
DAN  9: 26 
Y despus de las sesenta y dos semanas un mesas ser suprimido, y no habr para l...y destruir la ciudad y el santuario el pueblo de un prncipe que vendr.Su fin ser en un cataclismo y, hasta el final, la guerra y los desastres decretados.
DAN  9: 27 
El concertar con muchos una firme alianza una semana; y en media semana har cesar el sacrificio y la oblacin, y en el ala del Templo estar la abominacin de la desolacin, hasta que la ruina decretada se derrame sobre el desolador.



    MOSTRANDO 1 - 27  de  27

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |