Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Baruc



Busca mas en nuestros Sitios Catolicos


BAR  2: 1 
Por eso el Seor Dios nuesro ha cumplido la palabra que haba pronunciado contra nosotros, contra nuestros jueces que juzgaron a Israel, contra nuestros reyes y nuestros prncipes, contra los habitantes de Israel y de Jud.
BAR  2: 2 
Jams se hizo debajo del cielo entero nada semejante a lo que hizo l en Jerusaln, conforme est escrito en la Ley de Moiss,
BAR  2: 3 
hasta el punto de que llegamos a comer uno la carne de su propio hijo, otro la carne de su propia hija.
BAR  2: 4 
Y los entreg el Seor en poder de todos los reinos de nuestro alrededor para que fuesen objeto de oprobio y maldicin entre todos los pueblos circundantes donde el Seor los dispers.
BAR  2: 5 
Hemos pasado a estar debajo y no encima, por haber pecado contra el Seor Dios nuestro desoyendo su voz.
BAR  2: 6 
Al Seor Dios nuestro la justicia; a nosotros y a nuestros padres la confusin del rostro, como sucede en este da.
BAR  2: 7 
Lo que el Seor haba dicho contra nosotros, todos esos males nos han sobrevenido.
BAR  2: 8 
Pero nosotros no hemos suplicado al rostro del Seor volvindonos cada uno de los pensamientos de su perverso corazn.
BAR  2: 9 
Por eso el Seor ha estado atento a los males y los ha descargado el Seor sobre nosotros; porque es justo el Seor en todas las obras que nos orden;
BAR  2: 10 
y nosotros no hemos escuchado su voz siguiendo las rdenes que el Seor nos haba puesto delante.
BAR  2: 11 
Y ahora, oh Seor, Dios de Israel, que sacaste a tu pueblo del pas de Egipto con mano fuerte, entre seales y prodigios, con gran poder y tenso brazo, hacindote as un nombre como se ve en este da,
BAR  2: 12 
nosotros hemos pecado, hemos sido impos, hemos cometido injusticia, Seor Dios nuestro, contra todos tus decretos.
BAR  2: 13 
Que tu furor se retire de nosotros, porque hemos quedado bien pocos entre las naciones en medio de las cuales t nos dispersaste.
BAR  2: 14 
Escucha, Seor, nuestra oracin y nuestra splica, lbranos por ti mismo, y haz que hallemos gracia a los ojos de los que nos deportaron,
BAR  2: 15 
para que sepa toda la tierra que t eres el Seor Dios nuestro y que tu Nombre se invoca sobre Israel y sobre su raza.
BAR  2: 16 
Mira, Seor, desde tu santa Casa y piensa en nosotros; inclina, Seor, tu odo y escucha;
BAR  2: 17 
abre, Seor, tus ojos y mira que no son los muertos en el seol, aquellos cuyo espritu fue arrancado de sus entraas, los que dan gloria y justicia al Seor,
BAR  2: 18 
sino el alma comada de aflicin, el que camina encorvado y extenuado, los ojos lnguidos y el alma hambrienta, esos son los que te dan gloria y justicia, Seor.
BAR  2: 19 
No apoyados en las obras justas de nuestros padres y de nuestros reyes derramamos nuestra splica de piedad ante tu rostro, oh Seor Dios nuestro.
BAR  2: 20 
Porque has descargado sobre nosotros tu furor y tu ira, como habas hablado por medio de tus siervos los profetas diciendo diciendo:
BAR  2: 21 
As dice el Seor: = Doblegad vuestra espalda, servid al rey de Babilonia, = y os asentaris en la tierra que yo di a vuestros padres.
BAR  2: 22 
Pero si no escuchis la invitacin del Seor a servir al rey de Babilonia,
BAR  2: 23 
= yo har cesar en las ciudades de Jud y en Jerusaln el canto de alegra y el canto de alborozo, el canto del novio y el canto de la novia, y todo el pas quedar hecho un desierto, sin habitantes. =
BAR  2: 24 
Pero nosotros no escuchamos tu invitacin de servir al rey de Babilonia, y t entonces ha cumplido tus palabras, pronunciadas por medio de tus siervos los profetas: que los huesos de nuestros reyes y los huesos de nuestros padres seran sacados de sus sepulcros.
BAR  2: 25 
Y he aqu que efectivamente yacen = tirados por el suelo al calor del da y al fro de la noche; = y ellos murieron en medio en medio de atroces sufrimientos,de hambre, de espada y de peste;
BAR  2: 26 
y la Casa sobre la que se invoca tu Nombre la has reducido al estado en que se encuentra en este da, a causa de la maldad de la casa de Israel y de la casa de Jud.
BAR  2: 27 
Sin embargo has obrado con nosotros, Seor Dios nuestro, segn toda tu indulgencia y tu gran misericordia,
BAR  2: 28 
como habas hablado por medio de tu siervo Moiss, el da en que le ordenaste escribir tu Ley en presencia de los hijos de Israel, diciendo:
BAR  2: 29 
Si no escuchis mi voz, esta misma grande, inmensa muchedumbre quedar reducida a un pequeo nmero en medio de las naciones donde yo los dispersar.
BAR  2: 30 
Pues bien s que no me escucharn, porque es un pueblo de dura cerviz; pero se convertirn en sus corazones en el pas de su destierro;
BAR  2: 31 
y reconocern entonces que yo soy el Seor su Dios. Yo les dar un corazn y unos odos que oigan.
BAR  2: 32 
Y ellos me alabarn en el pas de su destierro, se acordarn de mi nombre,
BAR  2: 33 
desistirn de su dura cerviz y de su perversa conducta acordndose de lo que les sucedi a sus padres que pecaron delante del Seor.
BAR  2: 34 
Yo les volver a la tierra que bajo juramento promet a sus padres, a Abraham, Isaac y Jacob, y tomarn posesin de ella. Los multiplicar y ya no menguarn.
BAR  2: 35 
Y establecer con ellos una alianza eterna de ser yo su Dios y ser ellos mi pueblo, y no volver a arrojar ya a mi pueblo Israel de la tierra que les di.



    MOSTRANDO 1 - 35  de  35

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |