Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Eclesiastico



Busca mas en nuestros Sitios Catolicos


ECL  4: 1 
A m que soy vuestro padre escuchadme, hijos, y obrad as para salvaros.
ECL  4: 2 
Pues el Seor glorifica al padre en los hijos, y afirma el derecho de la madre sobre su prole.
ECL  4: 3 
Quien honra a su padre expa sus pecados;
ECL  4: 4 
como el que atesora es quien da gloria a su madre.
ECL  4: 5 
Quien honra a su padre recibir contento de sus hijos, y en el da de su oracin ser escuchado.
ECL  4: 6 
Quien da gloria al padre vivir largos das, obedece al Seor quien da sosiego a su madre:
ECL  4: 7 
como a su Seor sirve a los que le engendraron.
ECL  4: 8 
En obra y palabra honra a tu padre, para que te alcance su bendicin.
ECL  4: 9 
Pues la bendicin del padre afianza la casa de los hijos, y la maldicin de la madre destruye los cimientos.
ECL  4: 10 
No te glores en la deshonra de tu padre, que la deshonra de tu padre no es gloria para ti.
ECL  4: 11 
Pues la gloria del hombre procede de la honra de su padre, y baldn de los hijos es la madre en desdoro.
ECL  4: 12 
Hijo, cuida de tu padre en su vejez, y en su vida no le causes tristeza.
ECL  4: 13 
Aunque haya perdido la cabeza, s indulgente, no le desprecies en la plenitud de tu vigor.
ECL  4: 14 
Pues el servicio hecho al padre no quedar en olvido, ser para ti restauracin en lugar de tus pecados.
ECL  4: 15 
El da de tu tribulacin se acordar El de ti; como hielo en buen tiempo, se disolvern tus pecados.
ECL  4: 16 
Como blasfemo es el que abandona a su padre, maldito del Seor quien irrita a su madre.
ECL  4: 17 
Haz, hijo, tus obras con dulzura, as sers amado por el acepto a Dios.
ECL  4: 18 
Cuanto ms grande seas, ms debes humillarte, y ante el Seor hallars gracia.
ECL  4: 20 
Pues grande es el podero del Seor, y por los humildes es glorificado.
ECL  4: 21 
No busques lo que te sobrepasa, ni lo que excede tus fuerzas trates de escrutar.
ECL  4: 22 
Lo que se te encomienda, eso medita, que no te es menester lo que est oculto.
ECL  4: 23 
En lo que excede a tus obras no te fatigues, pues ms de lo que alcanza la inteligencia humana se te ha mostrado ya.
ECL  4: 24 
Que a muchos descaminaron sus prejuicios, una falsa ilusin extravi sus pensamientos.
ECL  4: 26 
El corazn obstinado en mal acaba, y el que ama el peligro caer en l.
ECL  4: 27 
El corazn obstinado se carga de fatigas, el pecador acumula pecado tras pecado.
ECL  4: 28 
Para la adversidad del orgulloso no hay remedio, pues la planta del mal ha echado en l races.
ECL  4: 29 
El corazn del prudente medita los enigmas. un odo que le escuche es el anhelo del sabio.
ECL  4: 30 
El agua apaga el fuego llameante, la limosma perdona los pecados.
ECL  4: 31 
Quien con favor responde prepara el porvenir, el da de su cada encontrar un apoyo.



    MOSTRANDO 1 - 29  de  29

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |