Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Marcos



Busca mas en nuestros Sitios Catolicos


MAR  8: 1 
Por aquellos das, habiendo de nuevo mucha gente y no teniendo qu comer, llama Jess a sus discpulos y les dice:
MAR  8: 2 
Siento compasin de esta gente, porque hace ya tres das que permanecen conmigo y no tienen qu comer.
MAR  8: 3 
Si los despido en ayunas a sus casas, desfallecern en el camino, y algunos de ellos han venido de lejos.
MAR  8: 4 
Sus discpulos le respondieron: Cmo podr alguien saciar de pan a stos aqu en el desierto?
MAR  8: 5 
El les preguntaba: Cuntos panes tenis? Ellos le respondieron: Siete.
MAR  8: 6 
Entonces l mand a la gente acomodarse sobre la tierra y, tomando los siete panes y dando gracias, los parti e iba dndolos a sus discpulos para que los sirvieran, y ellos los sirvieron a la gente.
MAR  8: 7 
Tenan tambin unos pocos pececillos. Y, pronunciando la bendicin sobre ellos, mand que tambin los sirvieran.
MAR  8: 8 
Comieron y se saciaron, y recogieron de los trozos sobrantes siete espuertas.
MAR  8: 9 
Fueron unos 4.000; y Jess los despidi.
MAR  8: 10 
Subi a continuacin a la barca con sus discpulos y se fue a la regin de Dalmanut.
MAR  8: 11 
Y salieron los fariseos y comenzaron a discutir con l, pidindole una seal del cielo, con el fin de ponerle a prueba.
MAR  8: 12 
Dando un profundo gemido desde lo ntimo de su ser, dice: Por qu esta generacin pide una seal? Yo os aseguro: no se dar, a esta generacin ninguna seal.
MAR  8: 13 
Y, dejndolos, se embarc de nuevo, y se fue a la orilla opuesta.
MAR  8: 14 
Se haban olvidado de tomar panes, y no llevaban consigo en la barca ms que un pan.
MAR  8: 15 
El les haca esta advertencia: Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes.
MAR  8: 16 
Ellos hablaban entre s que no tenan panes.
MAR  8: 17 
Dndose cuenta, les dice: Por qu estis hablando de que no tenis panes? An no comprendis ni entendis? Es que tenis la mente embotada?
MAR  8: 18 
Teniendo ojos no vis y teniendo odos no os? No os acordis de
MAR  8: 19 
cuando part los cinco panes para los 5.000? Cuntos canastos llenos de trozos recogisteis? Doce, le dicen.
MAR  8: 20 
Y cuando part los siete entre los 4.000, cuntas espuertas llenas de trozos recogisteis? Le dicen: Siete.
MAR  8: 21 
Y continu: An no entendis?
MAR  8: 22 
Llegan a Betsaida. Le presentan un ciego y le suplican que le toque.
MAR  8: 23 
Tomando al ciego de la mano, le sac fuera del pueblo, y habindole puesto saliva en los ojos, le impuso las manos y le preguntaba: Ves algo?
MAR  8: 24 
El, alzando la vista, dijo: Veo a los hombres, pues los veo como rboles, pero que andan.
MAR  8: 25 
Despus, le volvi a poner las manos en los ojos y comenz a ver perfectamente y qued curado, de suerte que vea de lejos claramente todas las cosas.
MAR  8: 26 
Y le envi a su casa, dicindole: Ni siquiera entres en el pueblo.
MAR  8: 27 
Sali Jess con sus discpulos hacia los pueblos de Cesarea de Filipo, y por el camino hizo esta pregunta a sus discpulos: Quin dicen los hombres que soy yo?
MAR  8: 28 
Ellos le dijeron: Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elas; otros, que uno de los profetas.
MAR  8: 29 
Y l les preguntaba: Y vosotros, quin decs que soy yo? Pedro le contesta: T eres el Cristo.
MAR  8: 30 
Y les mand enrgicamente que a nadie hablaran acerca de l.
MAR  8: 31 
Y comenz a ensearles que el Hijo del hombre deba sufrir mucho y ser reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser matado y resucitar a los tres das.
MAR  8: 32 
Hablaba de esto abiertamente. Tomndole aparte, Pedro, se puso a reprenderle.
MAR  8: 33 
Pero l, volvindose y mirando a sus discpulos, reprendi a Pedro, dicindole: Qutate de mi vista, Satans! porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres.
MAR  8: 34 
Llamando a la gente a la vez que a sus discpulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de m, niguese a s mismo, tome su cruz y sgame.
MAR  8: 35 
Porque quien quiera salvar su vida, la perder; pero quien pierda su vida por m y por el Evangelio, la salvar.
MAR  8: 36 
Pues de qu le sirve al hombre ganar el mundo entero si arruina su vida?
MAR  8: 37 
Pues qu puede dar el hombre a cambio de su vida?
MAR  8: 38 
Porque quien se avergence de m y de mis palabras en esta generacin adltera y pecadora, tambin el Hijo del hombre se avergonzar de l cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ngeles.



    MOSTRANDO 1 - 38  de  38

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |