Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario al final de la hoja.
Lucas



Busca mas en nuestros Sitios Catolicos


LUC  5: 1 
Estaba l a la orilla del lago Genesaret y la gente se agolpaba sobre l para or la Palabra de Dios,
LUC  5: 2 
cuando vio dos barcas que estaban a la orilla del lago. Los pescadores haban bajado de ellas, y lavaban las redes.
LUC  5: 3 
Subiendo a una de las barcas, que era de Simn, le rog que se alejara un poco de tierra; y, sentndose, enseaba desde la barca a la muchedumbre.
LUC  5: 4 
Cuando acab de hablar, dijo a Simn: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar.
LUC  5: 5 
Simn le respondi: Maestro, hemos estado bregando toda la noche y no hemos pescado nada; pero, en tu palabra, echar las redes.
LUC  5: 6 
Y, hacindolo as, pescaron gran cantidad de peces, de modo que las redes amenazaban romperse.
LUC  5: 7 
Hicieron seas a los compaeros de la otra barca para que vinieran en su ayuda. Vinieron, pues, y llenaron tanto las dos barcas que casi se hundan.
LUC  5: 8 
Al verlo Simn Pedro, cay a las rodillas de Jess, diciendo: Aljate de m, Seor, que soy un hombre pecador.
LUC  5: 9 
Pues el asombro se haba apoderado de l y de cuantos con l estaban, a causa de los peces que haban pescado.
LUC  5: 10 
Y lo mismo de Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compaeros de Simn. Jess dijo a Simn: No temas. Desde ahora sers pescador de hombres.
LUC  5: 11 
Llevaron a tierra las barcas y, dejndolo todo, le siguieron.
LUC  5: 12 
Y sucedi que, estando en una ciudad, se present un hombre cubierto de lepra que, al ver a Jess, se ech rostro en tierra, y le rog diciendo: Seor, si quieres, puedes limpiarme.
LUC  5: 13 
El extendi la mano, le toc, y dijo: Quiero, queda limpio. Y al instante le desapareci la lepra.
LUC  5: 14 
Y l le orden que no se lo dijera a nadie. Y aadi: Vete, mustrate al sacerdote y haz la ofrenda por tu purificacin como prescribi Moiss para que les sirva de testimonio.
LUC  5: 15 
Su fama se extenda cada vez ms y una numerosa multitud aflua para orle y ser curados de sus enfermedades.
LUC  5: 16 
Pero l se retiraba a los lugares solitarios, donde oraba.
LUC  5: 17 
Un da que estaba enseando, haba sentados algunos fariseos y doctores de la ley que haban venido de todos los pueblos de Galilea y Judea, y de Jerusaln. El poder del Seor le haca obrar curaciones.
LUC  5: 18 
En esto, unos hombres trajeron en una camilla a un paraltico y trataban de introducirle, para ponerle delante de l.
LUC  5: 19 
Pero no encontrando por dnde meterle, a causa de la multitud, subieron al terrado, le bajaron con la camilla a travs de las tejas, y le pusieron en medio, delante de Jess.
LUC  5: 20 
Viendo Jess la fe de ellos, dijo: Hombre, tus pecados te quedan perdonados.
LUC  5: 21 
Los escribas y fariseos empezaron a pensar: Quin es ste, que dice blasfemias? Quin puede perdonar pecados sino slo Dios?
LUC  5: 22 
Conociendo Jess sus pensamientos, les dijo: Qu estis pensando en vuestros corazones?
LUC  5: 23 
Qu es ms fcil, decir: Tus pecados te quedan perdonados, o decir: Levntate y anda?
LUC  5: 24 
Pues para que sepis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados, - dijo al paraltico -: A ti te digo, levntate, toma tu camilla y vete a tu casa.
LUC  5: 25 
Y al instante, levantndose delante de ellos, tom la camilla en que yaca y se fue a su casa, glorificando a Dios.
LUC  5: 26 
El asombro se apoder de todos, y glorificaban a Dios. Y llenos de temor, decan: Hoy hemos visto cosas increbles.
LUC  5: 27 
Despus de esto, sali y vio a un publicano llamado Lev, sentado en el despacho de impuestos, y le dijo: Sgueme.
LUC  5: 28 
El, dejndolo todo, se levant y le sigui.
LUC  5: 29 
Lev le ofreci en su casa un gran banquete. Haba un gran nmero de publicanos, y de otros que estaban a la mesa con ellos.
LUC  5: 30 
Los fariseos y sus escribas murmuraban diciendo a los discpulos: Por qu comis y bebis con los publicanos y pecadores?
LUC  5: 31 
Les respondi Jess: No necesitan mdico los que estn sanos, sino los que estn mal.
LUC  5: 32 
No he venido a llamar a conversin a justos, sino a pecadores.
LUC  5: 33 
Ellos le dijeron: Los discpulos de Juan ayunan frecuentemente y recitan oraciones, igual que los de los fariseos, pero los tuyos comen y beben.
LUC  5: 34 
Jess les dijo: Podis acaso hacer ayunar a los invitados a la boda mientras el novio est con ellos?
LUC  5: 35 
Das vendrn en que les ser arrebatado el novio; entonces ayunarn en aquellos das.
LUC  5: 36 
Les dijo tambin una parbola: Nadie rompe un vestido nuevo para echar un remiendo a uno viejo; de otro modo, desgarrara el nuevo, y al viejo no le ira el remiendo del nuevo.
LUC  5: 37 
Nadie echa tampoco vino nuevo en pellejos viejos; de otro modo, el vino nuevo reventara los pellejos, el vino se derramara, y los pellejos se echaran a perder;
LUC  5: 38 
sino que el vino nuevo debe echarse en pellejos nuevos.
LUC  5: 39 
Nadie, despus de beber el vino aejo, quiere del nuevo porque dice: El aejo es el bueno.



    MOSTRANDO 1 - 39  de  39

Seleccionar: Capitulo:
Palabra: Mostrar:
Tamano de Letra:


Un Espacio Catolico de Evangelizacion

| Inicio | Imagenes | Diversion | Temas | Musica | Oraciones | La Biblia | Conocer Libros

La Biblia de Jerusalen (Catolica)
Para seguir buscando use el formulario amarillo.

eCatolico  |  Musicatolica  |  Cancionero  |  AudioBiblia  |  Radios  |  TuMusicaCatolica  |  VocesCatolicas  |  FeEnVideo  |  Imagenes  |  Chat  |  Blog  |